Uno de los tratamientos estéticos más utilizados para preparar en poco tiempo nuestro cuerpo para las vacaciones, es el endomodelaje
o endermología. Este consiste en reducir la grasa localizada de glúteos o muslos, de manera natural y con resultados bastante positivos. Si bien, es un tratamiento que tiene gran demanda en centros de belleza corporal, la endermología originalmente fue  creada por un francés para ayudar a tratamientos de problemas en las cervicales.

También conocido como lipomasaje, este tratamiento es una alternativa no quirúrgica para drenar el líquido linfático y reactivar la circulación. Su objetivo también es desaparecer la llamada “piel de naranja” y mejorar el tono de la piel. La endermología puede aplicarse en varias zonas del cuerpo, como caderas, glúteos, piernas, brazos, abdomen, etc. En realidad, estimula el sistema linfático y vascular de una zona en específico, reduciendo la grasa corporal y eliminando toxinas del cuerpo.   

Las ventajas de la endermología son las siguientes:

  • Reducir la grasa localizada
  • Recuperar la figura de la mujer después de un parto
  • Disminuir las ojeras
  • Remodelar el cuerpo
  • Eliminar arrugas faciales