Es totalmente cierto que el abdomen es una de las zonas corporales que acumula más grasa. Si bien, es necesario llevar una dieta balanceada y rutinas de actividad física constante, para tener una vida saludable, en ocasiones es necesario acudir a una clínica especializada para evaluar si es necesario recurrir a cirugías o alternativas médicas para eliminar el exceso de tejido adiposo.

La lipectomía, o también conocida como abdominoplastía es una cirugía plástica estética que permite eliminar el exceso de grasa y de piel, además de tensar los músculos abdominales, lo cual facilita contar con un abdomen plano y firme.

Como cirugía plástica reconstructiva, la lipectomía también es una alternativa muy efectiva para eliminar cicatrices, estrías y exceso de piel en zonas donde sea imposible eliminar de manera natural. El especialista realiza una incisión debajo del pubis, para extraer el exceso de tejido graso y de piel, después del procedimiento, el paciente queda con drenajes y con un vendaje elástico, mientras espera la completa recuperación.

La lipectomía está indicada para los siguientes casos:

  • Cirugías estéticas anteriores
  • Eliminar estrías por embarazos  
  • Piel suelta por envejecimiento
  • Fluctuación de peso