Existe una gran variedad de procedimientos quirúrgicos de belleza, desarrollados para modelar el cuerpo y darle un aspecto estético y atractivo, cuando otros métodos más tradicionales (ejercicio o dietas) no tienen la eficiencia o los resultados esperados. Si bien la lipoescultura es una técnica que modela el cuerpo de los pacientes, no solo se trata de eliminar la grasa de lugares donde sobra. En realidad, la lipoescultura elimina los depósitos grasos a través de unas cánulas que se introducen en el cuerpo, y con ellas se aspira la grasa (liposucción). Este material graso se puede utilizar para colocarla en otros lugares del cuerpo, para darle una forma más atractiva.

La técnica de la liposucción consiste en disolver la grasa sobrante de partes del cuerpo, como abdomen, espalda, brazos, etc. y después extraerla por efecto de succión a través de una cánula. Hay varios procedimientos clínicos para disolver la grasa para después extraerla del cuerpo. Por lo general, son intervenciones quirúrgicas que duran hasta tres horas, dependiendo el volumen de grasa y las zonas de donde se extrae.